GESTIÓN DE LA ENFERMEDAD
BRADICARDIA

Conozca las opciones de tratamiento de la bradicardia:


Para tomar las mejores decisiones, consulte a su médico.


Cuando hable con su médico, puede utilizar este documento para orientar la conversación

Cuando hable con su médico, puede utilizar este documento para orientar la conversación

1
DETECTAR


Durante la prueba de ECG, se colocan electrodos (sensores) que pueden detectar la actividad eléctrica del corazón en el pecho y, a veces, en las extremidades. Un ECG mide el tiempo y la duración de las fases eléctricas de cada latido.

Una evaluación médica es una de las principales formas de detectar si se corre el riesgo de sufrir arritmias malignas, es decir, aquellas que se originan en los ventrículos, que son las cavidades encargadas de bombear la sangre desde el corazón hacia todo el organismo.

La monitorización cardíaca continua es útil para captar los latidos irregulares que se producen con poca frecuencia; en algunos casos, es posible que ni siquiera se sienta ningún síntoma. Monitor Holter: este dispositivo portátil de ECG puede utilizarse durante un máximo de siete días para registrar la actividad eléctrica del corazón mientras realiza se lleva a cabo la rutina diaria.

La realización de un registro ECG permitirá al médico analizar el ritmo cardíaco y detectar alguna anomalía que pueda estar produciéndose. Monitor cardíaco insertable (MCI): el MCI es un dispositivo que se implanta bajo la piel en la zona del pecho. El MCI detecta y almacena los ritmos cardíacos anómalos durante al menos tres años.

• Según la opinión del médico que le trate, es posible que se le solicite que se haga un ecocardiograma para evaluar el tamaño de su corazón y comprobar su funcionamiento.

• Otra prueba diagnóstica es la angiografía coronaria, que rastrea cómo fluye la sangre hacia las arterias del corazón. Al igual que el ecocardiograma, el médico la solicitará si lo considera necesario.

• Se realiza una prueba especial denominada estudio electrofisiológico (EEF) para observar detenidamente el funcionamiento del sistema eléctrico del corazón y confirmar la presencia o ausencia de anomalías.

Tomándose el pulso, puede determinar la rapidez con la que late su corazón. Si detecta que su pulso es irregular o lento, consulte a un médico.

Gire una mano y ponga la palma mirando hacia arriba. Coloque suavemente los dedos índice y corazón de la mano contraria en la parte interna de la muñeca, por debajo de la base del pulgar; si siente los latidos del corazón, la posición será la correcta. Cuente el número total de latidos durante 1 minuto, o durante 30 segundos, y multiplique este número por dos.

El pulso también se puede encontrar en el cuello, siempre utilizando los mismos dedos y realizando el proceso de forma similar a la anterior.

2
REDUCIR


Si tiene bradicardia, puede ser candidato a un dispositivo cardíaco implantable denominado marcapasos.

Los marcapasos son pequeños dispositivos que se implantan bajo la piel y ayudan a restablecer un ritmo cardíaco normal cuando el corazón late demasiado despacio.

El marcapasos monitorea continuamente el ritmo cardíaco y envía al corazón un pequeño impulso eléctrico indetectable para corregir un ritmo lento cuando lo detecta.

La tecnología actual permite al médico controlar y ajustar el marcapasos en función del estado concreto.

Si la bradicardia grave no se trata, puede causar serios problemas; estos pueden incluir desmayos y lesiones posteriores, así como convulsiones o incluso la muerte.

3
TRATAR


Mantener unos hábitos saludables puede ayudar a prevenir las enfermedades del corazón y mejorar la calidad de vida.

  • Lleve una dieta saludable: coma fruta y verdura, alimentos ricos en fibra, carnes magras, pescado y grasas insaturadas, como el aceite de oliva. Reduzca el consumo de alcohol y de bebidas con cafeína.
  • Haga ejercicio con regularidad: intente realizar actividad física todos los días durante al menos media hora.
  • Maneja tus niveles de estrés.
  • Evite los hábitos nocivos, como el tabaquismo.
  • Controle la tensión arterial con frecuencia: si tiene la tensión arterial alta, siga las órdenes del médico y tome todos los medicamentos prescritos según las indicaciones.
  • Controle el colesterol: hágase revisar regularmente los niveles de colesterol. Coma menos alimentos con alto contenido en colesterol y, si es necesario, tome la medicación para reducir el colesterol que le recete el médico.
  • Controle los niveles de estrés: reduzca el estrés en la medida de lo posible. Practique técnicas saludables de control del estrés, como la relajación muscular, la respiración profunda y el ejercicio físico.
  • Trátese la apnea del sueño y los trastornos tiroideos: si tiene apnea del sueño o un trastorno tiroideo, es importante que acuda al médico para tratarlos adecuadamente.

Los problemas médicos, como el hipotiroidismo o el desequilibrio electrolítico o, en algunas situaciones, algunos de los medicamentos que esté tomando, pueden ralentizar el ritmo cardíaco. Si estos problemas son la causa de la bradicardia, hable con el médico para que pueda tratar la afección médica, o bien ajuste o modifique la medicación.

Mantenga una estrecha comunicación con el médico para controlar la enfermedad y comprobar si los tratamientos están funcionando correctamente o si tiene nuevos síntomas o efectos secundarios.

En caso de emergencia, busque ayuda. Póngase inmediatamente en contacto con el médico si el ritmo cardíaco es más lento de lo habitual, si siente que se va a desmayar o si nota que le falta el aire.

Comparte esta información:

Cuando hable con su médico, puede utilizar este documento para orientar la conversación

Cuando hable con su médico, puede utilizar este documento para orientar la conversación

La información contenida en este sitio web no constituye consejo médico.

Última actualización Marzo 2021


Síguenos

ESCRÍBENOS


TÉRMINOS Y CONDICIONES

La información contenida en este sitio web no constituye consejo médico. Consulte con su médico la información de diagnóstico y de tratamiento.